Share this page
| More

Friday 23 January 2015

¿Pueden las escuelas de negocio reducir el fracaso de ‘start up’?

 

Ocho de cada diez empresas no sobreviven a su primer año de vida. Las instituciones académicas están convencidas de que una mayor formación en cuestiones financieras y comerciales contribuiría a reducir esta sangrante proporción. El ritmo frenético al que evoluciona el mundo, no obstante, deja pronto obsoletos estos conocimientos, obligando a reconvertir los planes de estudio y potenciando el 'networking'.

23.01.2015|Expansión.com.-Si el emprendimiento tiene que ver con romper esquemas, con buscar otras formas de hacer las cosas, con poner en entredicho los paradigmas y crear productos y experiencias nunca vistos, ¿qué papel ocupan las escuelas de negocio en este ecosistema?

Lo cierto es que el porcentaje de fracasos empresariales es menor entre los que han realizado un MBA, al menos entre quienes lo hayan cursado en una de las cien mejores escuelas de negocio del mundo, según el ránking que elabora cada año Financial Times. Según una reciente encuesta realizada por este mismo diario, el 22% de los alumnos de estos programas acaba lanzando una start up y, de éstas, el 84% continúa operando tres años después. Se trata de una tasa muy superior a la media. En EEUU, se calcula que el 40% de las firmas de nueva creación no llega a su tercer aniversario. En España el ratio es mucho más sangrante: de cada diez pequeñas y medianas empresas que nacen, ocho desaparecen.

Cierto es que no todo el mérito se le puede atribuir a estos MBA. Las personas que se deciden a realizar un programa de esta índole, en su inmensa mayoría, cuentan con experiencia profesional y dinero suficiente como para costearse la matrícula de estos centros, factores difíciles de cuantificar pero sin duda relevantes.

"Un máster no te garantiza el éxito, ni te monta una start up. Pero si estás pensando en emprender y necesitas de ciertos conocimientos, pueden aportarte herramientas muy útiles", sostiene Liz Fleming, directora adjunta del Venture Lab de IE Business School. Escuelas de negocio como ésta se han visto impulsadas en los últimos tiempos a adaptar sus contenidos y su enfoque no sólo hacia la realidad de los emprendedores sino, en general, "hacia un entorno de permanente incertidumbre. Ya sea como emprendedor o como intraemprendedor, se debe estar preparado para trabajar en un mundo cambiante", continúa Fleming. En el caso del IE en particular, la institución ha incorporado contenidos sobre estas cuestiones en todos sus programas. Asimismo, ha creado el Venture Lab (un espacio en el que experimentar y validar ideas de negocio) y el Área 31 (una incubadora de start up, creadas tanto por exalumnos del IE como por personas externas).

Pasos similares ha dado Esade, con la creación, entre otras iniciativas, del foro Startup Spain, del espacio para emprendedores eGarage, la aceleradora Momentum (con la colaboración de BBVA) o la red de business angel Esade BAN. "Estas iniciativas, juntas, ayudan a crear un caldo de cultivo que hace propicio un networking muy beneficioso", defiende Luisa Alemany, directora del Esade Entrepreneurship Institute.

Seguir leyendo

<- Back to: News