Share this page
| More

Wednesday 12 November 2014

¿Se están alejando las empresas españolas de Latinoamérica?

Los expertos aseguran que eso no quiere decir que Latinoamérica esté perdiendo protagonismo para las firmas españolas, sino que más bien la inversión llega de otra manera.

11.11.2014|AméricaEconomia.com.- Universia Knowledge Wharton. Tradicionalmente, Latinoamérica ha sido una de las prioridades en la expansión internacional de las compañías españolas o, al menos, eso parecía. De hecho, esta afirmación “es un falso mito”, tal y como asegura Juan Carlos Martínez Lázaro, economista de IE Business School, quien explica que, “desde principios de la década pasada, las empresas españolas están invirtiendo más en los países de la Unión Europea (UE) que en Latinoamérica”. De hecho, según este experto, la balanza se inclina a favor de la UE en 70%, frente a 30% que iría destinado a Latinoamérica. Aunque no en la misma proporción, esta tendencia también se manifiesta si se tienen en cuenta solamente la inversión destinada a fusiones y adquisiciones realizadas en el extranjero en lo que va de año por las firmas españolas.

Entre enero y octubre, las empresas con sede social en España han destinado cerca de 28.000 millones de euros a realizar adquisiciones de otras compañías fuera del país. A priori, los resultados muestran que el continente americano (con Estados Unidos y Canadá incluidos) es el preferido por los empresarios españoles a la hora de internacionalizarse, ya que el 65% de ese presupuesto ha ido a parar a compras en esta región, es decir, algo más de 18.000 millones de euros, según datos de Transactional Track Record (TTR), compañía especializada en seguimiento y análisis de operaciones corporativas. Por otra parte, las adquisiciones en países europeos apenas supera los 8.000 millones de euros, es decir, 29% de la inversión. Tan sólo el 6% se destina a otros continentes, principalmente Asia, y de forma minoritaria a África y Oceanía.

Sin embargo, el economista de IE Business School avisa de la importancia de poner en contexto estos datos, ya que, en su opinión, “analizar series temporales cortas puede suponer un sesgo”, además de que determinadas operaciones puntuales podrían disfrazar las estadísticas. Por ejemplo, las estadísticas incluyen una recompra de acciones llevada a cabo por Banco Santander de su filial brasileña de cerca de 5.000 millones de euros. También pueden tener un efecto distorsionador las operaciones multimillonarias puntuales y no recurrentes en el tiempo, como la oferta pública de compra de Telefónica por la operadora brasileña de telecomunicaciones GVT, de alrededor de más de 7.000 millones de euros. Si eliminan estos efectos del estudio, entonces la tendencia cambia radicalmente y Europa se convierte en la gran protagonista de las adquisiciones españolas, representando más del 50% en valor, frente al 38% de América. Además, si se atiende sólo a las compras de compañías realizadas en Latinoamérica, ésta región sólo supondría el 16% de la inversión destinada a adquirir empresas por parte de firmas españolas.

Aun así, los expertos aseguran que eso no quiere decir que Latinoamérica esté perdiendo protagonismo para las firmas españolas, sino que más bien la inversión llega de otra manera. José Ramón Cobo, director del Máster en Dirección Internacional de Proyectos de ESCP Europe, explica que “las economías de Latinoamérica llevan un tiempo despegando y cuando un mercado ya es maduro -hay que tener en cuenta que economías como la colombiana o la peruana crecen a un ritmo de entre el 4% y 6% (más típico de mercados maduros que de economías estrictamente emergentes)- la práctica más habitual es que desarrollen sus propias empresas a través de acuerdos bilaterales, de tal forma que la compañía española le proporciona el valor añadido que le falta a la local”, pero sin llegar a adquirirla. Por su parte, Juan Carlos Martínez Lázaro recuerda que, además, existen muchas estrategias para desembarcar o crecer un país, por lo que la compra de firmas locales no siempre es la mejor opción y “existen otras fórmulas: unas veces adquieren, pero otras se instalan directamente”.

Por otra parte, la realidad económica y política de algunos países latinoamericanos, con una seguridad jurídica más discutible, podría estar descompensando la balanza en contra de la región, a pesar del creciente interés que despiertan otros. El economista de IE Business School explica que “hay países muy atractivos para la inversión española y que van a seguir siendo muy importantes, como Perú, México y Colombia”. Sin embargo, señala que hay otros, como Argentina y Venezuela, “donde es difícil encontrar empresas nuevas donde quieran invertir las españolas”.

Además, tal y como señala Mauro F. Guillén, profesor de Wharton, “los activos a comprar son más caros en EEUU o en Europa, por lo que las cifras en esos países siempre es más probable que excedan a las de América Latina o África”.

En estos momentos, los datos de TTR demuestran que los dos grandes motores de atracción en Latinoamérica son Brasil y Chile, que no sólo son líderes en valor a la hora de hablar de adquisiciones en estos dos países, sino también en número de operaciones, ya que entre los dos concentran el 17% de las compras realizadas por empresas españolas en el extranjero. México, con 8%, también es otro punto clave en número de transacciones, aunque en valor todavía está lejos de sumar las cifras multimillonarias que reciben sus vecinos sudamericanos. En número, la gran prioridad en el extranjero para los españoles es Estados Unidos, que concentra el 13% de las transacciones.

Seguir leyendo

<- Back to: News